miércoles, 9 de mayo de 2018

Aislada

Hace unos meses se daban de hostias por sentarse a su lado, por tomarse un café con ella, sacarse fotos y compartirlas en Twitter, por ser su amig@, y lo hacían para ver si pillaban algo de provecho, algún contrato con la Comunidad que gobernaba para así seguir para adelante, para ver si se pillaba algún sillón o despacho o puesto en la administración de la Comunidad que ella gobernaba. Pero ahora, a día de hoy nadie, incluidos los diputados populares quieren sentarse al lado de Cifuentes en la Asamblea de Madrid, o sea, un sálvese quien pueda. Será para que no les robe nada, o también será para mantener ante la galería esa distancia justa y necesaria que hace falta tener para mantener un cierto prestigio, si es que los polític@s alguna vez han tenido eso. Como se sabe, ya ha dimitido de presidenta de la Comunidad de Madrid a raíz del vídeo del robo de dos cremas en el hipermercado, que tiene cojones el asunto. Y también de presidenta del PP madrileño, tras las peticiones de Génova. Pero ha decidido mantener el acta de diputada, pese a las presiones de su partido para que deje la silla de la Asamblea de Madrid. Y aunque ella se aferre (cualquiera deja ese sillón con todo lo que conlleva de privilegios y de sueldo) a este cargo, parece que el cargo quiera desprenderse de ella, dejándola aislada. La política es así. Así de sangrienta. Así de cruel. Y algunos de los compañeros de la hasta hace nada aclamada e indiscutible líder del PP en la Comunidad de Madrid, ahora ya no quieren ser fotografiados a su lado, cosas de la imagen, ya saben ustedes cómo funciona esto. Tan duros como ciertos han sido los comentarios de algunos de los compañeros de bancada registrados esta semana entre diputados autonómicos del PP. Donde se han podido escuchar peticiones de si es posible, yo no quiero estar junto a ella. Lo entendéis, ¿verdad?. Porque en política, el caído no queda ni para robarle las botas aunque roben millones de dinero público, pero oigan, la imagen es la imagen y eso vende mucho en política. Desde Génova no ocultan que sería mejor que devolviese el acta. Y hay algunos que incluso anticipan que no tiene sentido mantener un pulso en esta situación. Es hacerse más daño de forma gratuita. Porque lo cierto es que, en estos momentos, no sólo se desmorona la figura de Cristina Cifuentes. También se deshace su estructura e incluso se buscan perfiles que no sean ni esperancistas ni cifuencistas. Hay que pasar página, como señalan miembros de su partido. Pero lo tienen complicado, porque el que más y el que menos ha chupado durante años de la escuela de estas dos arpías, con lo que encontrar alguien limpio va a ser tarea ardua, sino tiempo al tiempo. Esta plaza se le escapa al PP irremediablemente por el desagüe sin que ellos puedan evitarlo. Por eso, déjame que te cuente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Adelante, se valiente y opina sobre el post