jueves, 19 de octubre de 2017

Le da vergüenza todo

Me gusta escuchar la radio, aunque a veces reconozco que muchas veces es para echar la pota por la clase de frikis que van a hablar a ciertos programas. Pero me acuerdo de que vivo en España, que es un país en el cual todo disparate, por gordo que sea, tiene su asiento, y donde por poner un ejemplo clásico, una ardilla podría cruzar la Península saltando de gilipollas en gilipollas sin tocar el suelo, entonces se me pasan las ganas de vomitar. Los otros días sin ir más lejos estaba oyendo un programa dominguero que sólo sirven para rellenar hueco. En ese programa salió un actor, conocido como Dani Rovira el cual soltó la lindeza fácil refiriéndose a la tauromaquia, cosa por otro lado, y como él debe saber, forma parte de la cultura española, le guste o no, lo mismo que él como actorucho de tres al cuarto, pertenece a la clase cultural española, me guste o no me guste, y no por eso nadie en su sano juicio, dice de quitar el cine. Simplemente con el acto de no acudir a ninguna sala de cine a ver sus películas, pues se soluciona el problema. Pero estos patéticos actoruchos, ya que son varios los que están con la teretela de intentar quitar la tauromaquia, por el simple hecho de ser o considerarse de izquierdas ante la galería y ante sus colegas del gremio, van de programa en programa proclamando a los cuatro vientos su enérgica condena hacia esta parte vital de la cultura española, la cual también genera puestos de trabajo, algo que no se le debe olvidar a este gremio en general y a este actorucho en particular. Las declaraciones domingueras que soltó este personaje, fueron las siguientes. “PERTENECER A ESTE PAÍS QUE TIENE ESTA TRADICIÓN, ME DA VERGÜENZA”. Como se puede observar todo lo que no sea lo suyo y su forma de ver la vida en este país, le da vergüenza. La pregunta es muy obvia, ¿por qué no se va de este país que tanta vergüenza le genera por tener cultura y tradiciones?. Muchas veces pienso que esta gente que hace este tipo de declaraciones, es como el que critica, lo hace porque no tiene nada mejor que hacer, y de ahí que vuelque todos sus esfuerzos en generar polémica con declaraciones así, y apoyando a organizaciones como PACMA que piden cosas inverosímiles cuando cerca de ellos, se celebra la fiesta del cordero, por poner un ejemplo clásico, y nadie incluido Dani Rovira dice nada al respecto de ese maltrato animal mirando hacia la Meca. Hipócritas es la palabra correcta para definir a esta clase de gente. Su hipocresía los lleva a ver sólo lo que a ellos les interesa y a no respetar los gustos de los demás. Sólo ven su ombligo y nada más. Y se vienen arriba cuando a ellos les interesa, nada más. Muy cutre y salchichero todo, como no podía ser de otra manera. Es lo que hay Maikel Naig. Otra cosa sería impensable. Por eso, déjame que te cuente.

miércoles, 18 de octubre de 2017

No esperaba otra cosa

Ahora entiendo por qué hay gente que está deseando meterse a político, a conseguir un puesto en el Senado o en Congreso de los diputados. Ahora entiendo el por qué después de mucho analizar las cosas que hace nuestra asquerosa y parásita casta política. Una de las conclusiones a la que he llegado, es que no tienen que dar explicaciones de nada ante nadie, ni siquiera ante la justica de pandereta que tenemos en esta descojonación de país conocido como España, porque de alguna manera hay que llamarlo. Otra conclusión evidente y muy clara ante los ojos de cualquiera, es el compadreo que hay entre los diferentes diputados y senadores de diferentes signos políticos, y creo que viene con el trasfondo del hoy por ti, mañana por mí, sino no hay manera de entender ciertas cosas. Llego a estas conclusiones, después de haber leído con atención una noticia que me dejó patidefuá, pese al escaso margen de sorpresa que a uno le deja ser súbdito español, referente a la crisis que hemos pasado y que en algunos ámbitos seguimos estando. Resulta que la comisión del Congreso sobre la investigación de la crisis financiera ha rechazado hoy la comparecencia de los ex presidentes del Gobierno José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, y la de los actuales responsables de los bancos, aunque ha aprobado por unanimidad la presencia del resto de comparecientes (menos mal que llaman a alguien). Las peticiones las han bloqueado el PP con su voto en contra y PSOE y Ciudadanos con su abstención. Los desafortunados en ser llamados a este paripé de comisión, que preside una tal Ana Oramas, han sido acordadas por unanimidad como he dicho anteriormente, y entre los nombres ilustres y desafortunados están los ex vicepresidentes Narcís Serra, Rodrigo Rato, Pedro Solbes, Elena Salgado, y el actual ministro de Economía Luis de Guindos, además del ex gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y su sucesor, Luis María Linde. Pero después de leer esto, uno tiene varias preguntas que hacerse, que como siempre no obtendrán respuesta. Una de ellas es muy obvia, ¿por qué no van a declarar los dos ex presidentes del gobierno?; otra puede ser, ¿es qué no sabían nada de lo que se cocía en los ministerios de Hacienda y de Economía?¿o es que no querían enterarse de nada para así evitarse problemas?; otra pregunta puede ser, ¿sabían ya de antemano que pasara lo que pasara con la crisis, ellos iban a escaparse de toda explicación en un futuro como así ha sido?; otra más que se me ocurre a bote pronto puede ser, ¿de verdad nos quieren hacer creer a los ciudadanos que estos ex presidentes del gobierno español no sabían nada de la crisis?; pero la más importante para mi juicio es esta, ¿ellos sabían en el país en el que vivían?. Como siempre, muchas preguntas pero pocas respuestas. Mi gozo en un pozo. Pues eso, que me lo expliquen. Por eso, déjame que te cuente.