viernes, 22 de junio de 2012

Por fin se va

Hay personajes que no se van de su puesto ni con aceite hirviendo. Eso es lo que le ha pasado al amiguete Dívar, ese tipo arrogante, sin ética ninguna y derrochador del dinero público de todos los españoles, pegándose viajecitos a Marbella para comer, cenar y hospedarse en hoteles y restaurantes de lujo por la pati. Le ha costado dimitir, pero al fin lo ha hecho, no isofacto, sino que el colega se está tomando su tiempo y por supuesto preparándose la jubilación tan jugosa que le va a quedar, que seguro será una millonada insostenible para el estado de las cuentas públicas, pero que a él le dará igual.
A este tipo lo que le ha terminado de hundir ha sido su arrogancia y el creer que el sistema judicial no tiene que dar explicaciones de los gastos tan elevados que tiene esta institución. La semana pasada se supo también, que estaban investigando a más miembros del CGPJ por las mismas prácticas que ha hecho el Dívar. No se puede ir por la vida diciendo que “los 6.000€ de gasto que le acusan de haber malversado son una miseria”, tampoco se puede ir diciendo que “el presidente del CGPJ lo es durante las 24H del día”, porque esto tiene sus matices, porque si los es, ¿por qué se va a la semana caribeña, que no es otra cosa que pirarse el jueves y no acudir hasta el martes al Tribunal?¿por qué no se resuelven más casos si están las 24H trabajando como un poseso?¿por qué si está las 24H de presidente no está la justicia un poco más desatascada?¿tiene una tienda de campaña para dormir en el Tribunal?. A lo que se refiere queridos blogueros, es que eso de las 24H es para cobrar, tanto sueldo como dietas, para gastar en buenos restaurantes y hoteles y para que lo lleven y lo traigan con los coches oficiales, eso sí, todo con los miserables euros de los impuestos de los españoles, un matiz sutil, pero de gran importancia para él, ya que así de su sueldo puede ahorrar algo para cuando se jubile, más lo que le quedará de pensión vitalicia, pues puede seguir pegándose la vida padre a costa de los tontos de siempre. Todo como hasta ahora, con la diferencia que antes iba de vez en cuando al Tribunal y ahora como jubilado no tiene que hacerlo. Es a eso a lo que se refiere, y no al trabajo, ya que lo hace 2H al día y poco más.
Es lo que tenemos queridos blogueros. Con este desprecio y esa arrogancia, este tipo demuestra que la situación de España y la de los españoles le importan lo mismo que una mierda pinchada en un palo. No es el único, pero éste tipejo lo ha hecho muy descaradamente y sin escrúpulos creyéndose que era Dios y que la institución que él presidía se podía escapar de los trapicheos, de los mangoneos, del choriceo y de las explicaciones oportunas. Pero no ha sido así y eso le ha costado el puesto. Me alegro de que se vaya, pero si España fuera un país medio serio, este tipejo se iría con una mano por delante y otra por detrás después de haber usado dinero público para sus asuntos privados. Pero eso sería si este asqueroso país tuviera mandatarios y unas leyes medio serias, pero porque esto es el coño de la Bernarda y las leyes permiten que se mangonee, se chorice y después cobrar una buena pensión e irse de rositas, pues hala a malversar y a despilfarrar. Es lo que hay Maikel Naig, lo demás son cosas de países medio serios que aquí en esta España cutre y salchichera nunca sucederán. Lamentable imagen la que ha dado este tipejo conocido como Dívar, de una justicia que ya de por sí tiene una imagen deplorable. Por eso, déjame que te cuente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Adelante, se valiente y opina sobre el post